❥ Después de la tormenta

Abril transcurre como un suspiro dulce, sin grandes titulares pero repleto de frases largas, con pocas comas y muchos punto y seguido. Me gustan los punto y seguido, me hacen sentir que permanezco de pleno en esta calma de melocotón que necesitaba tanto. Me gusta Abril. Me gustan los punto y seguido. Me gusta el sol de primavera y el pensamiento volátil, hecho esporas de calma y viento. Adoro los momentos circulares en los que el cielo es diáfano y el sol de miel se me deshace en la boca.

soloporlaluz

🌿 🌸 🌿

 

❥ Verde vida

La primavera llegó bailando Rock and Roll sobre un minúsculo rayo de sol. La vi entrar por la cocina y subirse de un salto sobre mi tostada de mermelada de ciruelas. Me hubiera gustado recibirla a brincos, de verdad, pero llevo días arrastrando un cansancio inmenso, o una apatía inmensa, o las dos cosas a la vez, qué sé yo. Pero lo curioso es que lo disfruto. No es astenia ni mucho menos, es como si toda la tensión acumulada hubiera tenido el efecto secundario de la flacidez de ánimo. Así me siento, como si tuviera los brazos de goma, la sonrisa de goma, la mente de goma. Pasará, lo sé, y volverán las volteretas de luz. Al fin y al cabo la primavera es un renacer y Abril, como Septiembre,  representa un nuevo ciclo y me incita a estrenar libretas y a escribir con boli verde. Verde menta, verde bosque, verde Rock and Roll.

Abril18-spll

🌿 🌸 🌿

 

❥ Tú.

Tú

Dices la belleza y todo se ilumina.
Deja que el tiempo fluya lentamente
entre el paisaje y tú
y que el silencio ponga acentos
de leve melancolía en cada cosa.
La blanda quietud que te rodea poco a poco
acoge aquel misterio
que te une a todo y a todo te incita.
No pienses jamás que es tarde, ni hagas preguntas.
Ahógate de horizontes.
Agotado,
en cada gesto te sentirás renacer.
                                                                                              Miquel Martí i Pol

❥ Emociómetro

SoloPorLaLuz

A veces se me caen silencios del bolsillo. No me doy cuenta y los arrastro pegados a las suelas hasta que fraternizan con algún chicle de fresa y se quedan en el asfalto a jugar sin mí. Es entonces cuando percibo que no los llevo encima y camino a saltitos, ingrávida, hasta que las palabras cruzan la calle en mi dirección. A veces los silencios perdidos vuelven a casa sin ser Navidad, trepan por el balcón, se cuelan por la chimenea y se me escurren por la ducha. A veces salgo a la calle con el pelo enjabonado de silencios sin aclarar…

“¿Cómo se mide un silencio?”
-le pregunté-
“Con un emociómetro”
-me contestó-.

(Joder ¿como no se me ocurrió antes?)

 

🌿 🌸 🌿

 

❥ Ay, sí

Celebremos que es viernes, que ha llegado Marzo, que el cielo está hoy azul, que casi es primavera. Celebrémoslo con color, luz y flores, aunque aún haga frío, aunque aún quede hielo, aunque las flores no sean reales. Celebremos.

Marzo con flores

 

🌿 🌸 🌿

❥ De erizo y luz

Hace ya algún tiempo me dio por pensar -de esa forma fugaz y llena de suspiros- que me gustaría haberme plantado en los 35 años. Sí. No para siempre, por supuesto, pero sí un poco más. Tenía esos años cuando fui madre por primera vez y ese acontecimiento marcó un hito rotundo en mi vida, un eje desde el cual late mi universo entero. Me gustaría haberme anclado algunos años muchos en los 35 años. Pero no es así, qué le vamos a hacer. También me gustaría decir que he llegado a un punto en el que la madurez me equilibra irremediablemente. Que me atrapa esa gustosa calma de melocotón que poseen quienes saben lo suficiente como para caminar firmes y plenos. Me gustaría decirlo, sí. Pero tampoco sería verdad. Soy una eterna aprendiz de vida. Una aprendiz que, para más inri, pertenece a ese tipo de individuos tocados por una zarpa críptica, pelín compleja y extra sensible. Una complejidad de erizo que solemos esconder bajo una manta de fluidez anestésica, algo huidiza y bastante solitaria. Somos así, del genero “rarito”, pero tampoco duele, eh?

Sé que hay parcelas de mí misma que afortunadamente no llenaré jamás. Y afortunadamente también sé que siempre estaré hambrienta de vida, de semillas, de letras, de ternura, de luz. Sobre todo la que irradian mis hijos, mi amor, mi familia, mis amigos, mi casa y la sencillez de lo cotidiano. Una luz mágica, maravillosa. Una luz como de cien mil luciérnagas.

(o más)

23022018Spll

 

🌿 🌸  🌿