❥ Flores de invierno

No hay más tiempo que el que sostengo en el filo de mis pestañas, me digo mientras riego las flores de invierno y el día se deja mimar desde los pies. Lo importante son los surcos del camino -me repito- los surcos…frenar, sentarse en ellos, ser conscientes del horizonte temporal. Los minutos son irrisorios, el tiempo se desmide a sí mismo, se sueña y se desvanece. Es importante desacelerar el paso, hacerlo sin fricción, con suavidad, frenar para recoger los pensamientos y trenzarse un destello de lucidez en el pelo.

A veces creo que hay algo sagrado en el acto de regar flores, como si al volcar el agua sobre la tierra se me derramara el hueso de una ansiedad recién parida.

spll-febrero23(1)

1