❥ Como si anidaras allí

Yo sé…que siempre te pienso a saltos y cordilleras.

Pero, sabes? cada vez que observo detenidamente el sauce de la plaza (sobretodo cuando es otoño) me acuerdo de ti. Como si anidaras allí, en alguna de sus delicadas ramas. Ese sauce resistió hace un par de años una ventolera tan grande que se llevo de cuajo (oisss “cuajo”, que palabra tan intravenosa, menuda sonoridad) a su hermano gemelo. Que digo yo que los arboles tienen gemelos, no? como las personas. Desde entonces el sauce de la plaza tiene un llanto de mangas largas. Llora más amargamente, sí, pero también de forma más segura, más firme (¡Y en primavera se envuelve en un hipo saltarín que da gusto!) Se sabe un superviviente, uno entre un montón de árboles amables, altos hasta el cielo, que ríen mucho pero que no entienden absolutamente nada. A esos árboles les robo las hojas secas de los pies. Al sauce se las acaricio con la cara al pasar, y al hacerlo siempre cierro los ojos y sonrío desde el ámbar, como una niña.

Cuando me acuerdo de ti siempre sonrío igual. Como si el tiempo hubiera fosilizado un paréntesis repleto de sonrisas limpias, infantiles, íntegras. Una ternura sin filtros ni flecos ni cu-ajos.

Y eso debe ser magia, verdad?

noviembre2

1

Anuncios

5 thoughts on “❥ Como si anidaras allí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s