❥ Flores para un lunes

De la mala resaca de febrero (médicos y sustos varios) me ha quedado, como coletilla, una especie de apatía extraña que intento disimular tragando saliva de silencio. Desde el primer día febrero fue canallesco, espinoso y de una verticalidad agotadora. Después llegó marzo y las aguas volvieron a su cauce. Todo va por su curso, todo ha quedado sujeto a una inercia de la que he aprendido que bajar la guardia tampoco es un crimen. Marzo, el balsámico, me está llevando a retomar pequeñas parcelas y en pequeñas porciones. Como el blog.

Como las flores de los lunes.

flors2