❥ Antesala

La semana y yo circulamos extrañas, no sé, como desordenadas. No importa, me gusta tanto la palabra “serenidad” que hoy la he espolvoreado con extra de canela y me la he comido enterita, letra a letra. Me sabe tan rica…mmm…tan deliciosa como la niebla que me ha sorprendido hoy en estas fotos hechas tiempo atrás. Me hechiza la niebla, lo admito, me parece mágica, la antesala aérea de la fantasía.

Processed with VSCO with m3 preset

NIEBLA

 

1

❥ Cosas pequeñas

El jersey huele a suavizante, pego la nariz a mi manga mientras pienso en mi abuela y en aquella forma que tenía de tender la ropa en la terraza, sin prisa, con cariño, como si a través de aquel cordel engarzara pensamientos escritos con buena caligrafía. Mi amiga N. me envía un wsp y me dice que le cuente cosas. ¿Qué cosas? le pregunto. No sé..cosas pequeñas, contesta, como aquella vez que te emocionaste al abrazar una secuoya, ¿te acuerdas? La escucho sonreír mientras busco palabras en los surcos de mi meteorito mental pero no encuentro ninguna, ni siquiera las de emergencia ¿Te vienes un rato a soplar pompas? le pregunto de pronto.

Pompas

 

1

❥ Respiro

Últimamente siento que el tiempo pasa demasiado deprisa, tan veloz y con tanto ruido que va dejando a su paso un sinsabor extraño. Todo lleva una inercia exagerada, un velocirrapteo enfermizo. Todo es “llegar y pasar” como si el viaje mismo no mereciera el respiro. Me saturo, soy consciente, así que voy a cortar este miércoles en pequeñas rodajas de luz para ir degustándolo poco a poco, sin prisa y sobre todo, a mi ritmo.

sppll100118

 

1

 

❥ Lluvia en el bolsillo

Enero estrena su octavo día y los pedacillos de rutina vuelven a encajar uno sobre otro como piezas de un Tetris. Todo vuelve a la normalidad, todo se aposenta. Una cotidianidad tan necesaria que la celebro robándole restos de lluvia al día, con urgencia, como si necesitara llevarme en los bolsillos toda la serenidad del bosque.

Lluvia

 

1

❥ Podría

Podría morirme ahí, de felicidad o de nostalgia, de espejismos y de amapolas. Podría morirme ahí de un infarto de risas, también de lagrimas y de ausencias. Podría morirme ahí de muchas velas, muchas pipas y algún cigarrillo. Podría morirme ahí de recuerdos y aventuras, de edredones y pelis, de un empacho de besos, sudor, risas, ventanas y cielos. Podría morirme ahí de atardeceres, penumbras, techos y sombras. Podría morirme ahí de toda una vida, toda. Y siempre, siempre, siempre, contigo.

Processed with VSCO with x3 preset

 

1

❥ Tan solo tiempo y piel

El primer propósito que me he marcado al empezar el año ha sido, sin duda alguna, no tener ningún propósito. No sé. Cuando ya tienes una edad (qué rotunda) te das cuenta de que toda la purpurina de propósitos con los que llenas las primeras páginas del año acaba yéndose, poco a poco, por el sumidero de la cotidianidad. Y la cotidianidad es un regalo maravilloso, mágico, un tesoro que no necesita inflarse con mil propósitos de helio sino degustarse minuto a minuto. Al año nuevo le pido solo una cosa para todos: SALUD. El resto lo dejo colgado en blanco de un imperdible, ya lo iré viendo paso a paso, sin estrés, fluctuaré libre de propósitos y expectativas. A veces creo que nos pedimos demasiado, nos exigimos tantas líneas, tantísimas mejoras, de esto, de lo otro, personales, anímicas, emocionales, laborales, físicas, ugg! qué agotamiento. Respiremos, relax, sonríe, disfrutemos del ahora, del día a día, del momento que nos trae oportunidades y latidos. Solo somos un puñadito de tiempo y piel. Vivamos.

Spll-Enero18

 

1