❥ Como de miel y nubes

No me quito esa sensación del cuerpo. He soñado que unas arañas grises (gordas y terroríficas) se me colaban en el zapato del pie derecho (justamente) y me picaban o mordían o lo que puñetas hagan las arañas. Tremendo. Además yo gritaba porque me veía incapaz de quitármelas y nadie me hacía ni puñetero caso. En fin, de las arañas he pasado a irme de bodorrio, que no sé qué es peor. Luego he mezclado sueños y emociones en bucle, yo qué sé, una paranoia, un estrés total, tanto que a las 3am me he despertado con la sensación de haber dormido solo 5 minutos. Y quizá sea por la angustia comprimida que hoy, cuando me has abrazado al despertar, lo primero que te he soltado a bocajarro -antes incluso que los buenos días- ha sido la tragedia de las arañas. “Y eran grises?”, me has preguntado, “sí, de un gris clarito, como de nubes.”

En fin, por suerte mañana es sábado y los sábados son días de desayunar lento, sin prisa, sin voces, apartando cualquier pesadilla de la espalda y regocijándonos en la dulzura de las horas sin peso, ingrávidas, vaporosas. Como de miel y nubes. 

Desayuno

🌿🌸🌿