❥ De ida y vuelta

“Lo mejor del olvido es el recuerdo” Gloria Fuertes

soloporlaluz

Siempre me ha gustado contemplar el paisaje por el retrovisor del coche. Es como si viera el camino andado desde otra perspectiva, un punto en movimiento lejano y cercano a la vez que le otorga una dimensión muy diferente. El retrovisor de un coche se asemeja al proyector de recuerdos que una archiva y que luego rescata para cerciorarse de que en cada pase, en cada nueva visión de ellos, los créditos cambian sutilmente y las emociones de lo ya vivido van perfilandose de forma diferente.

Debe ser qué, al igual que el paisaje que habita en un retrovisor, los recuerdos son un camino hecho al revés.

 

🌿 🌸  🌿

❥ Solo en ella

Estamos en Octubre pero no consigo encontrar el Otoño. Salvo en la luz. En la luz mutante siempre percibo el giro. Y puede llegar a provocarme vértigo pero siento adoración máxima por el cambio, por ese sutil movimiento de todo…

Processed with VSCO with 1 preset

 

1

❥ Irremediablemente

Vacaciones, pasitos cortos, viaje improvisado, Navarra, tregua de temperaturas, (¿hemos traído chaquetas?), fiestas aquí, y allí, y más allí, pueblos enteros vestidos de blanco y rojo bajo un cielo azul-verano. Helados de chocolate y frambuesa, vinos rosados que nos hacen reír, prados verdes arriba, llanura y campos amarillos abajo, ruinas romanas, museos, piscina, caminos, caballos en la carretera, circular sin prisa, caminar casi a saltitos, ermitas, bocatas diferentes, días diferentes, latidos diferentes, aires diferentes. Y de pronto en mitad del camino aparece este personaje maltrecho y despeinado. Me enamoro irremediablemente. Y es que en lo aparentemente imperfecto es dónde encuentro la mayor belleza.  ❤️

Processed with VSCO with hb2 preset

 

1

❥ Nada puede…

introspecció

Me siento delante del ordenador. Me descalzo inmediatamente, ¡ay, qué gustazo! ¿verdad? pero ha sido sentir el frescor del suelo y automáticamente tener ganas de ir al baño. No tengo a mano las muletas (ni las quiero), no tengo ganas de llamar a nadie (ni depender), así que a falta de bolsillos me coloco el móvil dentro del sujetador (soy medio kamikaze pero no suicida) y me voy dando pasitos de yaya, lentamente, agarrándome a los marcos de las puertas, a las paredes, a la cómoda de la habitación, incluso al radiador del pasillo. Camino y voy susurrándome a mi misma que “nada puede hacerme caer”. Todo un triunfo llegar al baño y sentarse, ay que bien sientan los pequeños milagros. Otro triunfo aún más grande levantarse. De vuelta a mi estudio he seguido con la misma dinámica y el mismo susurro, “nada puede hacerme caer”, lo repetía a modo de mantra mientras mi recién estrenada pelvis se reía por lo bajini.

Y sí, señores, he vuelto a mi estudio. No sé lo que he tardado pero he vuelto, sin ayuda, a velocidad de tortuga, sí, pero me he sentado solita delante del ordenador y me he puesto tan contenta que me he inmortalizado a mí misma en esta foto tan horrorosa pero tan importante para mí. “Nada puede hacerme caer” que guay -he pensado- que poder de auto convicción más fuerte tengo, coñe.

Pero luego ha sido alzar la vista a la pantalla (sonaba James Arthur en spotify, eso lo sé), descalzarme, notar el frescor del suelo en la planta de mis pies y sentir una flojedad cayéndome a peso desde el techo (digo yo). Un cansancio tan, pero TAN  bestia, inmenso, como si hubiera ido a hacer pís al mismísimo puto Everest! (He necesitado incluso un par de minutos para adormitar y reponerme, lo juro.)

Sí, sí, ríete de mí Kilian Jornet…

 

1

❥ Fluir

A veces es tan fácil como salirse de plano, cerrar los ojos, olvidarse de líneas rectas, patrones, alfileres y limitaciones. Apostar por la diagonal de las cosas, por sus sin motivos, por sus sin sentidos, por la libertad del aire y la brisa, por lo sencillo, tan cercano, tan accesible, tan amado. A veces es tan simple como suspirar, sonreírse desde el corazón y dejarse acunar por el mundo.

SPLL-abril17-1

1