❥ Breverías de fin de semana

Amanecer sin prisa, desayunar con la paciencia del tiempo en cada sorbo de café, cocinar por placer, (bailar y cantar al hacerlo), elegir una peli entre los cuatro, quedarme dormida en el sofá y soñar con escaleras, comprar para seguir cocinando, para seguir cantando y bailando, ir al teatro a ver Faemino y Cansado (reírnos antes, reírnos mientras, reírnos después), cenar en una pizzeria y pedir ensalada de champiñones con parmesano (mmmm), despertarnos temprano, ver amanecer, preparar verduras al horno, jugar al Catan y comprobar como tu hijo pequeño te gana una y otra vez, seguir riendo, seguir cantando, seguir bailando, tarde maratoniana con maraton man, apagar la tele, deberes, repaso de examen de medio (en mis tiempos “naturales”), encender la chimenea, pegarse a ella, leer mientras el viento golpea los cristales, sentir, abrazar, cocinar, suspirar, dormir, amar….VIVIR.

spllfeb-2

¿Y vosotros?  ¿qué tal vuestro finde? 🙂

1

❥ La espera

No siempre, pero a veces durante nuestro paseo Duna frena el paso, se sienta (como en la foto) y espera. No sabemos a qué o a quién, solo se sienta, mira fija hacia el horizonte y no mueve un pelo. Tampoco se eriza o gruñe, no, simplemente mira sin parpadear y espera. Pasado medio minuto se levanta y continua el camino correteando a nuestro lado, olisqueando y…en fin, a lo suyo de forma totalmente normal.

Processed with VSCO with a6 preset

Yo siempre caigo y miro en su dirección. ¿Qué hay, Duna? ¿Qué ves allí? Nada. Nadie. Viento.

“Es que ellos perciben y ven cosas que nosotros no vemos”, me dicen. No lo sé, la verdad, pero yo por si las moscas cambio la mirada de rumbo y me pierdo en el placer amable del sol incendiando de luz el atardecer.

spllgen17-7

1

¿Un poco de música? —>

❥ Jamás es igual

“Es cuestión de dejar que ellos te encuentren”, le decía ayer a una buena amiga a quien, conociéndome y sabiendo que yo soy doña listas, le costaba creer que este año no me hubiera trazado objetivos ni propósitos ni nada que se le pareciera.

No, no lo hice, es la pura verdad. No sentí el tirón de la primera página, ni la excitación del lienzo en blanco. El 2017 nació de parto natural, y en su primer día abrió los ojitos amaneciendo como cualquier otro. Ha sido hoy, cuando al fotografiar la luz del cielo antes del sol, un propósito ha venido a mí revoloteando en forma de pequeño destello. Y ha venido libre, sin buscarlo ni proyectarlo ni escribirlo en ninguna lista.

Mirarme menos los pies y levantar más la cabeza, ese es un buen propósito para, entre otras cosas, fotografiar aún más amaneceres/atardeceres si cabe. Aunque, obviamente, la mayoría sean a la misma hora y en el mismo lugar. Pero esa es precisamente la magia del cielo, que siempre parece el mismo…pero jamás es igual.

spllgen17-1
1er amanecer 2017

¿Un poco de música? —->

1